La ciudad ofrece muchas actividades y lugares interesantes para pasar tiempo solo o con amigos. No obstante, el estrés del tráfico, la contaminación y el ruido pueden ser abrumadores, especialmente en época de vacaciones.

Si sientes que has visto todo en la ciudad y quieres tener una experiencia diferente, ¡este es el blog para ti! Conectarse con la naturaleza y respirar fresco no es posible si no está en el lugar correcto. Entonces, para ayudarlo a encontrar un lugar ideal, no tan lejos de Bogotá, le recomendamos cinco increíbles parques naturales. Si tienes suficiente tiempo, ¡quizás los visites todos!

1. Parque Natural Cerro de Quinini.

Con 1.800 hectáreas, esta área protegida está llena de historia antigua y lugares sagrados. Hay muchas cuevas y rocas con nombres únicos que cuentan una historia. Por ejemplo, está la cueva de Mohan, que lleva el nombre del mito tradicional de un hombre que encantaba a las mujeres jóvenes cerca de ríos o cuevas. Por otro lado, hay lugares que hablan de ceremonias.

Se cree que el pico del águila, por ejemplo, es un vórtice entre una dimensión más allá. En muchos de estos lugares, nuestros antepasados indígenas se reunían para celebrar, curarse después de las batallas, hacer rituales y ofrendas a sus dioses.

Revive e imagina los caminos de las muchas comunidades que alguna vez vivieron allí. Sorpréndase con las magníficas vistas y encuentre verde donde quiera que mire.

2. Parque Biológico La Reserva

Centrado en la preservación, este parque es en realidad una fundación que mantiene a los animales rescatados del tráfico. Para preservar tantas especies como sea posible, encontrará varios ecosistemas para aves, ranas, mamíferos endémicos y más.

Este parque también quiere crear conciencia sobre el tráfico de animales a través de la educación. Con muchos caminos para explorar y la naturaleza para observar, ofrece aventuras para todos. Si viaja con su familia, esta podría ser una buena opción para compartir tiempo, aprender y conocer más sobre la flora y fauna colombiana.

3. Parque Chicaque

A solo 30 minutos de Bogotá, este parque es famoso por la ornitología ocupaciones. No obstante, si no eres un apasionado de las aves, también es un gran lugar para caminar y alejarte del ruido de la ciudad.

Si te sientes más aventurero, también hay alojamiento disponible, pero debes tener en cuenta que las temperaturas bajan drásticamente durante la noche. Por otro lado, si eres un apasionado de la observación de aves, podría ser la oportunidad perfecta para observar especies únicas al amanecer.

Sin embargo, si está interesado en el senderismo, el parque tiene diferentes senderos con varios niveles de dificultad, ya sea que quiera desafiarse a sí mismo o simplemente quiera caminar y disfrutar del paisaje. Encuentra arroyos, árboles centenarios, vegetación endémica y más.

4. Parque Chingaza

Famoso por tener la forma de una mariposa, este parque se ha convertido en un lugar para desafiar incluso a los mejores y más experimentados excursionistas. Dada la superficie que cubre, Chingaza cuenta con diversos ecosistemas que facilitan la observación de aves, así como la conservación de la flora y fauna.

Dependiendo del camino que elijas, llega al páramo, un ecosistema único alrededor de los 2.700 – 3.100 mts sobre el nivel del mar, o encuentra uno de los tres lagos que caracterizan el escenario natural del parque.

Dado el tamaño del área protegida, puede disfrutar de una caminata relajada mientras observa una flora única con el impresionante paisaje de las montañas que ponen distancia entre Bogotá y el parque. O, si desea desafiar su cuerpo, puede tomar uno de los senderos que conducen a un lago o llega al páramo.

El parque tiene diferentes senderos con varios niveles de dificultad, ya sea que quieras desafiarte a ti mismo o simplemente quieras caminar y disfrutar del paisaje. Encuentra arroyos, árboles centenarios, vegetación endémica y más.

5. Páramo de Sumapaz

Tal como mencionamos anteriormente, el páramo es un ecosistema único que se encuentra por encima de los 2.700 mts, y su importancia está relacionada con la producción de agua. Una de las principales características del ecosistema son los frailejones: plantas que absorben el agua de la niebla y el aire, la transforman en arroyos subterráneos que dan origen a ríos y lagos.

¡Por suerte para ti, en Bogotá está el páramo más grande del mundo! Ubicado en el extremo sur de la ciudad, el páramo de Sumapaz es un área sagrada donde las comunidades indígenas ancestrales realizaban ceremonias y rituales.

Si quieres desafiarte a ti mismo, esta podría ser la oportunidad perfecta: una gran altitud, clima frío y vistas impresionantes en un área mágica aún dentro de Bogotá.

Trekking Sumapáz

Ahora, cuando visite la capital de Colombia, sabrá que sus opciones no se limitan a visitar museos o tiendas. ¡Sé parte de una aventura y explora ecosistemas que vivirán en tu memoria para siempre!