Sabemos que Bogotá puede resultar un poco caótica, con su tráfico y prisa constantes. Pero la ventaja de ser una ciudad tan grande es que hay un sinfín de cosas por hacer. Arquitectura, historia, arte, aventura, diversión. Desde museos y centros culturales, hasta parques y cafés, siempre encontrarás algo nuevo por conocer.

Pero lo mejor de esta ciudad también se encuentra fuera de ella, más cerca de lo que imaginas. Así que, si quieres tener una experiencia más completa, o si deseas una escapada de fin de semana, siempre encontrarás lugares cerca de Bogotá que definitivamente debes visitar.

Y como en este blog nos gusta pensar en los diferentes gustos de cada viajero, seleccionamos algunos sitios para visitar cerca de Bogotá. Cada uno de ellos con un encanto en particular y con algo diferente para hacer. Estos son los mejores lugares cerca de Bogotá:

Una iglesia que todos deben ver (incluso si no eres religioso)

A un par de horas de Bogotá se encuentra una de las maravillas de Colombia: La Catedral de Sal de Zipaquirá. Este lugar solía ser un punto de producción de sal. Hoy es el único santuario religioso subterráneo del mundo y una joya arquitectónica de la modernidad.

Para visitarlo debes bajar a ¡180 metros de profundidad!, caminando por pasillos y galerías. Es un lugar que te quita el aliento pues absolutamente todo es tallado en la sal. Encontrarás también otras piezas de simbología religiosa como la cruz subterránea más grande del mundo.

Y no solo eso, en este lugar tendrás otros atractivos, como ser minero por un día, visitar museos y, por supuesto, recorrer el pueblo de Zipaquirá.

Aprovecha la cercanía y visita Guatavita

Si sales temprano en la mañana, puedes pasar un rato en Zipaquirá y después conocer la Laguna de Guatavita. Un espacio natural donde se dice que la Leyenda del Dorado tuvo lugar. Aquí puedes hacer un recorrido de una hora con el guía mientras conoces la historia detrás de la leyenda. Así como aprender sobre el valor cultural, histórico y ambiental del lugar.

Dos destinos para conectar con la naturaleza

Más cerca de Bogotá de lo que creerías hay parques naturales que te sorprenderán. Son destinos perfectos para escapar un poco del caos de la ciudad y conectar con la naturaleza. También para conocer otra cara de la región.

El primero es el Parque Natural Chicaque

Es una reserva natural y un santuario de flora y fauna, ecoturismo y conservación. Está en un ecosistema de bosque de niebla, por lo que puede ser un lugar frío y tiene muchas actividades para todos. Aquí puedes hacer senderismo, cabalgatas y avistamiento de aves. Te puedes hospedar en sus hoteles, campings y ¡hasta casas en los árboles!

El segundo lugar es hogar de la cascada más alta del país: la Chorrera de Choachí.

Choachí es un pequeño pueblo también en ecosistema de bosque de niebla. A 40 minutos del centro de Bogotá puedes llegar a este parque. Aquí se realiza una caminata un poco exigente, pero que vale todo el esfuerzo. Podrás ver de cerca dos caídas de agua: el Chiflón y La Chorrera, con 590 metros de altura.

En cualquiera de estos lugares podrás tener el lado más aventurero de Bogotá y sus alrededores.

¿Y qué tal un lugar que lo reúna todo?

Si te quieres ir un poco más lejos, nuestra mejor recomendación es un pueblo pequeño y encantador. Aunque toma más tiempo llegar, puedes aprovechar tu estadía en la ciudad y viajar un día aquí.

Hablamos de Villa de Leyva. Un lugar detenido en el tiempo, pues su arquitectura conserva su pasado colonial. Este pueblo pertenece al departamento de Boyacá. Su plaza principal, es un Monumento Nacional y la más grande de Colombia.

Historia, cultura, arquitectura y más

Como puedes ver, sin importar lo que te guste, en Bogotá siempre encontrarás algo por descubrir.

Alrededor de Villa de Leyva podrás conocer de historia y prehistoria. Por un lado, se encuentran el Museo Prehistórico, el Museo El Fósil y el Museo Palenteológico. En los tres museos se hallan fósiles de diferentes periodos. Por el otro lado, si te gusta la arquitectura, aquí también encontrarás joyas de admirar.

Además de su Plaza Mayor, se conservan casas, iglesias y claustros que recuerdan la época colonial y barro. Y puedes visitar la Casa Terracota: la cerámica más grande del mundo. Una casa habitable, hecha totalmente de arcilla.

Y por si fuera poco, si buscas un plan de naturaleza, puedes conocer Pozos Azules. Unos pozos de agua con color azul muy vivo, que contrastan con la zona desértica.